El fin del mundo

La vuelta a la casa estuvo marcada por el silencio entre Trevor y yo. No me creía que aquel pitido que salió de su bolsillo fuera el de una simple radio, y él sospechó que no me había tragado su respuesta. Seguía sin fiarme de nuestros nuevos amigos y tendría que informar a Megan para que estuviera atenta a cualquier cosa que notara fuera de lo normal sobre nuestra inesperada visita. Había algo en ellos que no acababa de gustarme, seguramente el haber pasado tanto tiempo solos me había vuelto algo paranoico, reconocía que la desconfianza era una de mis mayores virtudes o, por el contrario, uno de mis defectos.

4 comentarios en “El fin del mundo

Responder a Mar Bayona | Aroma de letras Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s